martes, 24 de abril de 2012

FanFIC no. 4, “Flightless Bird”

Hemos comenzaremos a poner FICS (relatos imaginarios) apartir del  momento en que Rob hizo la primera Audición para el papel de Edward Cullen en Crepúsculo. Una gran sorpresa del Blog  para Ustedes escrita por una de nuestras amigas.
.
Agradecemos a IRINA por su hermoso trabajo,  DISFRUTEN  el Fic esta muuuuy Interesante en esta ocasión será relatado  el momento en que ellos 2 (Rob y Kristen) ensayan la escena final del Baile de graduación con la canción tan famosa ya: Flightless Bird
*****************************************************************************************************
FAN FIC NO. 4          
 FLIGHTLESS BIRD
por Irene Mendoza


Rob

-          Robert, tengo que advertirte que Kristen es aún menor de edad así que no debes, no, no puedes tener nada con ella, ni intentarlo ¿vale?. Es ilegal por contrato y te aseguro que tendrías un problema. Aquí eso se toma muy en serio.

Es lo primero que me dijo Catherine el primer día de rodaje. Y prometí mantenerme alejado pero iba a resultarme una tarea difícil porque Kristen y yo estábamos prácticamente todo el día juntos.

Nos acostumbramos a ensayar de noche desde el principio porque los ratos libres que Kristen tenía debía de dedicarlos a estudiar.  Al ser menor era una norma para que pudiese trabajar. En Portland vivíamos en apartamentos en la misma calle y quedábamos para todo. Aunque el resto del elenco se nos unía de vez en cuando. Jackson y yo tocábamos la guitarra y los demás venían a escucharnos sobre todo Kellan y Nikki, la mejor amiga de Kristen. Hasta Catherine solía aparecer por allí.

Yo cantaba para ella y me parecía que Kristen se iba enamorando de mí gracias a mis canciones y a mi música. Y toda la que compuse por aquel entonces fue para ella.

Cada vez tenía más claro que Kristen era “la chica”. Congeniábamos, teníamos una relación muy estrecha, cada vez más cercana. Salíamos todos de copas y aunque Kristen no podía beber se lo pasaba en grande con mis historias y mis bromas. Siempre se sentaba a mi lado y charlábamos de cine, de música, de libros, sin parar. Teníamos gustos muy parecidos.
Siempre tenía la sensación de encontrarme a solas con ella, a pesar de estar rodeados del resto del cast. Como si estuviésemos en una burbuja, apartados del resto del mundo. <<Juraría que ella también siente eso, aunque también puedo estar equivocado y que me esté imaginando todo>>.

Porque lo cierto era que ella tenía novio y finalmente hizo acto de presencia por su cumpleaños. Me lo presentó y después desapareció con él todo el fin de semana. Tuve que hacer verdaderos esfuerzos para que no se me notaran los celos. <<¡Celoso yo, esto es nuevo!>>. Nunca había tenido esa horrible sensación que te quema por dentro, pura rabia e impotencia al tener que presenciar como aquel fulano abrazaba a Kristen y la tomaba de la mano. Aunque tuve la certeza de que ella era reacia a que lo hiciera en público.

El tal Angarano era también actor y conocía a Kristen desde que rodaron una película juntos en 1994, Speak. Yo jamás había oído hablar de él y para mi desgracia era muy amigo de Nikki, de Catherine y no parecía un mal tipo. Y lo peor de todo: Kristen le quería, eso estaba claro.

Intenté autoconvencerme de que llevarme tan bien con Kristen sería bueno para la película, que no estaba de más que nos gustásemos para desarrollar nuestros personajes, claro. Siempre iba a ser más fácil trabajar así y bla, bla, bla.

Pero cuando volvimos a grabar la escena del beso regresó la misma dulce y dolorosa sensación que la primera vez que la besé. Todo mi cuerpo respondía a su aliento, a su voz y sobre todo a su piel cálida de terciopelo.

No fue hasta otra escena, la del baile de fin de curso, cuando comencé a concebir esperanzas. Kristen llevaba unos días extraña. Yo también porque me daba cuenta de que el rodaje se acababa, que todos volveríamos a la vida real, a nuestras casas, yo a Londres, ella a L.A. y que pasaría tiempo hasta volver a vernos.

<< Puede que me olvide enseguida y yo a ella. Quizás solo esté encaprichado. ¿Pero qué digo? ¡Jamás me había sentido así con nadie!>>.
Comenzamos a ensayar y la canción que Catherine propuso para el baile no nos gustaba a ninguno de los dos.

-          No sé Catherine no me parece la más adecuada – dijo Kristen -. Debería ser como…como un vals o algo así.

-          A mí tampoco me gusta nada – dije yo.
-          Pero no tenemos mucho tiempo. El ensayo va retrasado y no podemos alargarlo más. El presupuesto manda, Robert.
Kristen nos observaba en silencio.
-          Si queréis yo tengo una  que creo que funcionaría.

                          Clic en Mas Información  para continuar el FIC 


-          ¿Cuál es Kristen? – pregunté
-          La de Iron & Wine, “Flightless Bird”.
-          ¡Ah, sí! Me la dejaste escuchar el otro día. Es lenta y la letra es muy dulce, Catherine.
-          Bueno, probaremos con la que dice Kristen.

Kristen trajo su mp3 y se lo dio a Catherine para que escuchara la canción. A ella le encantó y nos pusimos a ensayar la escena a solas.

De pie, la música sonaba de fondo y comenzamos a decir nuestros diálogos.
-          ¿Bailamos? – preguntó Edward.

-          ¿Lo dices en serio? – preguntó Bella.
-          ¿Por qué no? – sonreí -. ¿Lo ves? Estás bailando. Es el baile de fin de curso.
<<Te he encontrado, pájaro sin vuelo…>>
-          ¿Edward, por qué me salvaste? Si hubieras dejado que el veneno se extendiese ahora sería como tú.
Me pareció que Kristen temblaba. Su cara reflejaba angustia y tristeza.
-          No sabes lo que dices. No querrás eso.
-          Te quiero a ti. Siempre.
<<Te he encontrado…>>
De pronto se puso a llorar. Primero en silencio, luego con fuertes suspiros.
-          Kristen, eh ¿qué pasa? – pregunté desconcertado - ¿Quieres que llame a Catherine?
-          No, no. Lo siento, es que…me he puesto muy emotiva de repente – suspiró -. Siempre lloro, cuando me enfado, cuando estoy muy nerviosa…
-          ¿Esta vez es por enfado o por nervios? – dije intentando ayudarla.
-          Por ninguna de las dos – sollozó de nuevo.

-          Eh, eh, venga me estas asustando Kristen.
-          Lo siento, …¡uf!, es la canción. Es preciosa pero me pone tan triste…
Respiró hondo intentando dejar de llorar pero no lo consiguió. <<Lo está pasando fatal, mi niña>>.  Sin pensarlo dos veces la tomé entre mis brazos y la atraje hacia mi cuerpo acunándola un poco.

Parece que mi abrazo dio resultado porque suspiró un par de veces y dejó de llorar. No le dije nada. Estuvimos así un tiempo, juntos, respirando acompasadamente, sin soltarnos. Y deseé poder hacer eso siempre, calmarla, tranquilizarla, cuidarla y protegerla de todo cuanto la hiriese o la pusiese triste.

-          ¿Mejor?
-          Sí, gracias – dijo sorbiéndose los mocos como una niña.
Me hizo reír y le tendí un pañuelo. Nos miramos. Kristen se sonó con fuerza y forzó una tímida sonrisa para mí que se convirtió en una verdadera cuando con mis manos le quité un par de lágrimas que le resbalaban por la cara, sin dejar de mirar sus preciosos ojos verdes, con toda la ternura que tenía dentro y que no sabía que existía hasta que la conocí. Ahora era toda para ella.

-------------

Finalmente comenzamos la grabación de noche, con un frío que congelaba las ideas y junto a un estanque donde lo que parecían miles de ranas se pusieron a dar un concierto en nuestro honor. El presupuesto era escaso y el vestuario de Kristen también. La pobre estaba tiritando bajo su etéreo vestido azul así que Catherine le prestó una chaquetilla de lana para cubrirse un poco pero ella es cabezota, la chica más cabezota que he conocido en mi vida y no quería ponérsela.

-          Póntela Kristen – le dijo Catherine.
-          No, estoy…bien – dijo aguantando la tiritona – Con las estufas ya vale.
-          Póntela, no quiero que nuestra protagonista tenga hipotermia.
-          Venga Kristen, te estás poniendo azul. Estarás igual de guapa con la chaqueta puesta. De verdad, estás preciosa – dije.

-          Haz caso a Rob.
Asintió y le ayudé a ponérsela. Kristen me miró mientras rozaba sus brazos, sus hombros y no pude disimular por más tiempo. Era cierto, estaba tan deliciosa con aquel vestidito que me quedé con la boca abierta, maravillado. De pronto se puso tensa y sus ojos se nublaron así que decidí hacer el payaso para borrar aquella tristeza de sus ojos. Resbalé a posta en el suelo del cenador donde se desarrollaba el baile y di una voltereta hacia atrás en el suelo. Kristen comenzó a reír a carcajadas.

-          ¡Tienes dos pies izquierdos, Rob. Ja, ja!
-          Sí, la verdad es que son demasiado grandes y me tropiezo con ellos todo el tiempo.
-          ¡Puedes dormir de pie, ja, ja!
-          Pero lo peor de todo – dije contagiado por su risa –, es que…tengo una pierna más larga que otra y pierdo el equilibrio constantemente.
-          ¡Ja, ja, ja, Rob para, vas a hacer que me mee de risa!
-          ¡Es totalmente cierto!

No nos dimos cuenta de que Catherine nos esperaba para comenzar a grabar la escena.

-          ¡Venga pareja. Ya está bien! – gritó -. ¿Comenzamos?

<<Parece un cuento de hadas>> dijo Kristen. Las ranas croaban y nos rodeaban cientos de lucecitas doradas. Teníamos dos cámaras, al director de fotografía, a seis técnicos más y a Catherine pero era como estar a solas con Kristen. La tomé de la mano y la otra la metí bajo su chaquetilla, posándola sobre su espalda desnuda, intentando infundirle calor. Ella se puso sobre mis pies y comencé a moverme al compás de la música llevándola conmigo.

-          Bueno, vamos allá. No soy muy buen bailarín – dije algo avergonzado.
-          No importa. La que te tengo que pisar soy yo – bromeó.
La miré con ternura y ella me devolvió una mirada que casi me hizo temblar.
(…)
-          Te quiero a ti. Siempre – dijo Kristen.
Mi corazón latía con fuerza.
-          No voy a acabar con tu vida. No querrás eso – dije.
-          Ya me estoy muriendo. A cada segundo. Envejezco.
-          Así debe ser.
-          Alice dijo que me veía como tú. La oí.
-          Sus visiones cambian.
-          Sí, según lo que la gente decida. Yo he decidido.
-          ¿Con eso sueñas? ¿Con convertirte en un monstruo?
-          Sueño con estar contigo siempre.

Mi corazón latía cada vez más deprisa.
-          ¿Para siempre?- Kristen asintió -. ¿Y estás dispuesta ahora?
-          Sí.
Nos besamos muy lentamente y por todo mi cuerpo se liberó una corriente de sensaciones intensísimas que hizo que ni me enterase del frío y de mis pies entumecidos.
-          ¿No te basta con una vida larga y feliz conmigo?
-          Sí. Por ahora.
Catherine gritó <<corten>> pero Kristen y yo continuamos agarrados bailando un poco más.

------------------

-          Gracias por lo de antes, Rob – dijo avergonzada -. Siento el numerito. Te lo he hecho pasar mal. Yo…
-          Eh, Kristen, no importa, en serio. Es solo que no me gusta verte triste.
-          No sé lo que me ha pasado. Ultimamente estoy un poco más sensible de lo normal. ¿qué digo?, ¡estoy idiota!
-          No te lo quería decir pero… sí, va a ser eso Stewart – bromeé.
-          ¡Ja, ja, muy gracioso Pattinson!
-          Sí, lo soy. Humor inglés, ya sabes. Todo para ti pequeña – dije poniendo la voz grave -.  Nadie te hace reír como yo, ni tu novio ¿me equivoco?
-          ¡Oh, cállate! – rió.

4 comentarios:

  1. gracias por el fic esta genial :D

    ResponderEliminar
  2. Hoy he comenzado a leer estos fics y están geniales! He llegado hasta aquí y me parece que faltan las 4 propuestas de matrimonio que Robert comentó haberle hecho a Kristen en el set... estarán más adelante? Excelente trabajo! Continúa por favor!

    ResponderEliminar
  3. Genial, eso si... Speak es del 2004, no 1994, en ese entonces Kristen tenía 4 años jeje

    ResponderEliminar